#LigaA #Fecha11
El día sábado a las 16:00 horas, se enfrentaron el Azulado y el Portugués. El dueño de casa ganó 2-0 con goles de Gonzalo Carvia y Nahuel Pastor. Se fueron expulsados Rubén Sánchez y Alan Bonifacio.
El partido empezó con el Curú como figura del encuentro, llegando mucho al aérea del Arquero Gonzalo Paredes con jugadas colectivas y a través de pelotas paradas.
A la mitad del primer tiempo por una mala salida de Ruben Sánchez el partido fue parado y fue expulsado directamente el  Azulado.
Cuando el primer tiempo moría y el Portugués crecía en el partido, tras un tiró libre que cayó en el aérea del Portugués, Gonzalo Carvia abrió el marcador tras pegarle a la pelota después de varios rebotes en el aérea chica.
En el complemento los dirigidos por Ominelli salieron a empatar el partido ya que el Azulado tenía un jugador menos.
A los 6 minutos tras un buen pase entre líneas, Nahuel Pastor queda mano a mano frente al arquero Portugués, y define al palo derecho y nada pudo hacer el 1 del conjunto de Villa Elisa.
El partido estaba sentenciado por los goles del Azulado que le cayeron como balde de agua fría al equipo de Ominelli, que buscaba lastimar con pelotas paradas y también jugadas colectivas pero no generaban mucho peligro a Paredes.
Cuando el final se acercaba por una jugada peligrosa, el árbitro expulsó de forma directa a Alan Bonifacio, de esta forma los dirigidos por Jesús Martínez tenían dos jugadores menos en el encuentro.
Cuando ya se marcaban los 45, el árbitro marco 6 más para seguir jugando, el equipo visitante buscaba descontar el marcador pero Gonzalo Paredes se quedaba con las pelotas que le pateaban.
El Azulado buscaba salir de contra pero un mal pase dejaba fuera de juego a Damián Silva.
El árbitro Diego Gil pitó el final del partido, y los dirigidos por Jesús Martínez festejaron el triunfo tan sufrido por sus dos hombres menos, y le cortó la oportunidad a Curuzú de llegar a 21 puntos y estar arriba en el campeonato.