A pesar de la pandemia, el frío, los robos sufridos y la crisis económica que atraviesa el país, el club Romerense continua con las obras en su predio. La ayuda de los padres, rifas y bingos, son las maneras que tiene el club para autogestionar los gastos que llevan las obras.

Los trabajos realizados son varios: arreglo de los paredones, hubo varios paneles que fueron víctimas del vandalismo y otros que estaban deteriorados. También se mejoró la iluminación de la cancha de siete y se trabaja en la instalación de agua en infantiles y en la cancha de once, en esta última también se proyecta la colocación de regadores.

No conformes con todo esto, el club tiene la determinación de pintar y mejorar totalmente los vestuarios. Son muchos lo que colaboran de distintas maneras, con donaciones, realizando las actividades para recaudar fondos y trabajando en las obras. Los encargados son Jesús Amati (coordinador de infantiles) y Juan Ramón Fernández (dt de primera).